a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
silverscreen@edge-themes.com
Links
Follow Us
psicología del color en el cine

El cine es mucho más que una historia contada a través de una serie de imágenes, diálogos y música de fondo. Cada detalle, en conjunto, crea una experiencia en el espectador, y es capaz de transmitir sensaciones y provocar emociones determinadas en el espectador.

Crear la paleta de colores perfecta para que acompañe la estética de una película es tan importante como elegir la música y la escenografía adecuada. Cada color tiene un significado, su uso está cuidadosamente estudiado. Esto va mucho más allá de una mera composición estética, se convierte en una herramienta poderosa para dotar las narrativas con emociones y sumergir al público en una experiencia visual única.

La psicología del color estudia la relación que hay entre la percepción de un color y los sentimientos y/o pensamientos que se generan a partir de este en nuestro cerebro.

El mensaje que transmite un color determinado ha sido hasta nuestros días una de las obsesiones de algunos cineastas y directores de fotografía, que pretenden transmitir impresiones muy concretas utilizado colores, su intensidad o brillo.

La selección de colores lleva detrás un cuidadoso análisis de la escenografía. Los objetivos principales son conseguir una reacción psicológica en el espectador, focalizar la atención en determinados detalles, situar el tono de la película, definir los rasgos de los personajes o mostrar cambios o diferentes arcos argumentales en la historia.  

Inicios del color en el cine

Debemos destacar que los cineastas en blanco y negro consiguieron adquirir una fotografía excelente, combinando luces y sombras. Consiguiendo trasmitir sensaciones y sentimientos.

Luego a partir de que el cine pasa del blanco y negro al color aparecen nuevas opciones para los guionistas, ya que descubren una novedosa forma de contar las historias. Historias que anteriormente eran más planas, en la parte sentimental, a causa de la gama cromática inexistente se trasladan a una nueva dimensión.

El color en el cine inicia a finales del siglo XIX o inicios del siglo XX, pudiendo utilizar una gama cromática muy básica pero que ayuda a dar tonos rojizos y verdes a la imagen.

El esquema de color en el cine

La utilización de la paleta cromática más adecuada en cada momento es clave en cada una de las producciones audiovisuales. De esta manera, identificamos diferentes esquemas de color:

    Esquema complementario: se utilizan colores opuestos, es decir, su par complementario.
  • Esquema combinado: al contrario de utilizar el color opuesto, se utilizan dos para que no haya tanto nivel de contraste.
  • Esquema análogo: se emplean colores parecidos, que se encuentran cerca dentro del círculo cromático. Creando armonía en la paleta de color.
  • Esquema triádico: es uno de los más difíciles de recrear, los colores no deben estar muy saturados pues tienen mucho contraste, se encuentran espaciados dentro de la rueda cromática.
  • Esquema tetrádico: este esquema funciona con cuatro colores, uniéndose por parejas, es decir, hay dos que se acercan más entre sí que los otros dos.
Usos del color en el cine

En dependencia del uso del color, puede ser utilizarlo de diferentes formas:

  • El color pictórico: Le da a la película un tono artístico intentando evocar el colorido de los cuadros e incluso su composición.
  • El color histórico: Aporta un aire nostálgico, pretendiendo transportar al espectador, recreando una atmósfera cromática, a una determinada época.
  • El color simbólico: Se utilizan los colores para acentuar determinados efectos en planos específicos o detalles de una escena.
  • El color psicológico: Cada color produce un efecto anímico determinado.
Utilización de la psicología del color en el cine

La psicología del color tuvo sus inicios en 1980 cuando el psicólogo Robert Plutchik creó la Rueda de las Emociones. Un recurso gráfico en forma de flor de diferentes colores con ochos pétalos de color diferente asociados cada uno a una emoción primaria.

Con el pasar del tiempo, estas emociones se expandieron pues, como los colores, pueden ser controladas también por su intensidad.

Cada color utilizado en la iluminación, los vestuarios o la escenografía tiene un valor agregado de acuerdo con el contexto que presenta la película.

Aquí os presentamos un breve resumen del significado asociado a cada color:

Rojo: El rojo, asociado comúnmente con la pasión, vitalidad, fuerza, amor y excitación, también puede evocar poder, fuego, sangre, violencia, venganza, ira y peligro.

Azul: El azul, asociado frecuentemente a la estabilidad, la seriedad y la inteligencia, también encuentra su lugar en la tristeza, frialdad, aislamiento, pasividad, calma y melancolía en el cine. Recreando escenas de recuerdos y despedidas, crea un ambiente de reflexión.

Verde: Las tonalidades del color verde se asocian con diferentes estados y sensaciones, comunica dualidad. Desde la frescura de la naturaleza hasta la oscuridad, inmadurez, la corrupción y el peligro. Asociado también a la irrealidad. Los cineastas lo utilizan para explorar la intersección entre la vida y la decadencia.

Amarillo: El amarillo en sus diferentes tonalidades puede reflejar diferentes conceptos. Transmite alegría y vitalidad, pero al mismo tiempo puede expresar vulnerabilidad y enfermedad, locura, inseguridad, ingenuidad y obsesión. Al ser muy versátil permite una amplia gama de emociones en la pantalla.

Violeta: Asociado usualmente con la magia, lo esotérico, el erotismo y lo místico, aunque también con el poder y la solidaridad. El violeta encuentra su lugar en la fantasía cinematográfica. También transmite sosiego y calma, creando atmósferas únicas.

Naranja: Es asociado con la energía, al ser un color cálido, expresa calor, sociabilidad, amistad, felicidad, exotismo y juventud. También asociado a la aridez, el fuego o la purificación.

Rosa: Ha adquirido una concepción femenina y es asociado a la vida adolescente. Nos inspira inocencia, dulzura, empatía, belleza y paz.

Blanco:  Representa la pureza, inocencia, virtud, paz, reflexión, claridad, simplicidad, aislamiento y vacío.

Negro: Se asocia principalmente con muerte, elegancia, autoridad, oscuridad, misterio, destrucción, autonomía, rebeldía y sofisticación.

Marrón: Asociado mayormente con tierra, sobriedad, elegancia, neutralidad, sencillez, naturaleza, resistencia, protección y soledad.

Conclusiones

La utilización de la psicología del color en el cine va mucho más allá de la estética, es un proceso que requiere mucha atención. Desde establecer el tono de la película hasta definir a los personajes y señalar elementos clave, la psicología del color es una guía visual que transforma las imágenes en emociones.

Cada tonalidad en la pantalla es un pincel que pinta emociones y comunica significados profundos. La psicología del color en el cine es un viaje emocional que transforma la pantalla en un lienzo de sensaciones y significados, haciendo que cada película sea una experiencia única para el espectador.

Por lo que el dominio de la psicología del color es primordial. Si quieres profundizar en su estudio te recomendamos el libro «Psicología del color: Cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón» de Eva Heller.

En IMAGO utilizamos los colores en nuestros guiones, en nuestras grabaciones y en la edición de todas nuestras producciones audiovisuales para conseguir los objetivos que nos hemos propuesto en cada uno de nuestros proyectos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies